Crónica IM Vitoria

Nuestro Coordinador General, Manu García, nos relata las experiencias vividas en su segundo distancia Ironman, esta vez en la bonita ciudad de Vitoria. Ahí va su crónica:

TEMPORADA

Aunque me apunté con casi un año de antelación (a diferencia del primer distancia Ironman en Calella, que fueron apenas 5 meses), por diferentes cuestiones no he podido acumular el volumen necesario para poder afrontar un triatlón de esta distancia con garantías. Mis números de 2014 se resumen en: 27,3km de nado; 2933,2km en bici y 819,5km de carrera; habiendo nadado como máximo 3000m en piscina y en una única sesión, las demás de 2000 o menos. La bici quizá sea la disciplina que más entrené, pero igualmente sólo 5/6 salidas por encima de 100km y haciendo 133 como máximo, y en running trabajando sobre todo en umbrales aérobicos, pero tampoco superando las tiradas de 20km. En transiciones tampoco es que me prodigara, haciendo un par de 80-12, y un 90-20, también muy escaso para un ironman. Lo que sí que trabajé mejor respecto a otras carreras es la musculatura en el gimnasio y la adaptación a la nutrición en carrera.

DÍAS PREVIOS

Viajamos para Vitoria el viernes con la idea de llegar antes de las 20h y así poder coger el dorsal y poder dejarme más o menos preparado el material para las transiciones que, al estar separadas la T1 y la T2, tenían bastante logística y el stress de ir con el bus al pantano dejar la bici, desinfectar el neopreno,… y luego ir a la T2 a dejar lo de run, etc, mucho trasiego para el día antes de una “competi”.

2014-07-11 19.37.36

Recogiendo el dorsal el viernes

Respecto a la carga de hidratos, tanto la comida como la cena la hice ligera y un poco más pronto, y a pesar de estar en algún buffet, me porté bien y me ceñí a lo que me sienta bien, no como otras veces que la he liado un poco. Así que a las 22:30 ya estaba en la cama con el Compex y repasando la estrategia a seguir al día siguiente.

RACE DAY PRE-CARRERA

Me levanto a las 4:30 para ir despertando el cuerpo y a las 4:55 ya estoy en la sala del desayuno, para evitar retrasos. Desayuno ligero ya que he comprobado que aún siendo una prueba con tanta demanda energética, necesito comenzarla casi con el estómago vacío. A las 5:45 cogemos el autobús para ir al pantano y voy en el primer turno así que, como a mí me gusta, tengo 1:15’ para preparar las cosas del box y cambiarme y pensar las cosas con calma porque en estas carreras las decisiones no meditadas 20 veces son las que te llevan al fracaso. La salida va un poco con retraso y además no me dejan calentar, aunque con 14o de temperatura exterior no veo del todo mal hacer el calentamiento en seco porque después de 20’ mojado, más de uno tiritaba de lo lindo. Nos llaman hacia la cámara de llamada, al ser un dorsal bajo voy de los últimos y lo curioso es que cuando se da la salida aún estoy llegando a la línea de la misma, me pilla bastante desprevenido porque además esperaba que antes de salir nos explicarán por donde pasar cada boya, pero bueno, somos 800 a la vez, no hay prisa.

SWIM

Como en el otro ironman, la estrategia es clara, buscar una línea de nado limpia, hacer los mínimos metros extras posibles y maximizar la eficiencia de cada brazada, haciéndolas largas y pausadas. Tenía claro que con 800 “tíos” a la vez (así me acostumbro para el primer Ironman “oficial”) iba a haber batalla pero la cosa fue bien en este sentido, con lo que más me peleé fue con un banco de algas que me tragué de pleno. Eso sí, al estar el pantano plano, lo único que veías delante eran brazos chapoteando, imposible ver las boyas así que tocó hacer la de Vicente.

Captura de pantalla 2014-07-15 12.05.51

Acabo la natación cómodo

Una vez ya ubiqué mentalmente las boyas, vi como un gran grupo se desviaba bastante volviendo a la salida y nadé ese largo prácticamente en solitario, el caso es que la mitad de la gente, yo incluído, no pudimos entrar al briefing por falta de espacio y las boyas de referencia no se sabe si se podían pasar por un lado o por el otro, yo por si acaso las dejé todas a la izquierda que era lo lógico, pero mucha gente las dejó por la derecha. La segunda vuelta se me hizo más corta ya que nadando me suelo encontrar mejor a partir de los 40’, así que salí cómodo que era el objetivo y aunque no sabía el tiempo, creía que no había estado muy separado de mi horquilla de tiempos lógicos (1:10-1:15). Acercándome a la playa de Landa para terminar la natación noto sensación de hambre, por un lado estoy contento porque comienzo la bici con un vaciado gástrico total, pero al mismo tiempo pienso: “¿la habré cagado?”. Mientras me cambiaba oí por megafonía que íbamos por 1:16, así que calculaba que había hecho más o menos 1:14 (realmente fueron 1:12).

T1

Todo bien organizado sale bien, así que hago la transición más o menos rápido, dentro de mi protocolo que sacrifica un poco de tiempo en pos de asegurar una carrera cómoda, es el caso de los calcetines con dedos separados, que cuesta como 1’ ponértelos pero sabía que en la carrera a pie lo agradecería. Voy a por la bici andando, sé que no voy a ganar demasiado tiempo y puedo sobrecargar las plantas de los pies como otras veces me ha pasado.

BIKE

Salgo cómodo pero tengo frío y no sé si parar a ponerme los manguitos, pero a los 5’ minutos decido no hacerlo pues ya estamos en plena batalla y la sensación de frío desaparece. La primera parte tiene es una carretera ancha y con subi-bajas (como luego descubriría que es todo el circuito) pero con tendencia a la bajada por lo que rápidamente mi media se sitúa por encima de 30, algo que psicológicamente me tranquiliza, ya que daba por bueno hacer 28 en este circuito tan rompepiernas. Saco mi chuleta de la estrategia nutricional escrita en un posavasos del hotel y la empiezo a seguir a rajatabla, plátano en el primer avituallamiento, luego gel, luego plátano…todo bien. La primera vuelta, que es más corta, es rápida, sobre todo la zona final que es una carretera más principal y donde ruedo fácil a 35km/h dejando la media de la primera vuelta en 31.8. Al girar de nuevo hacia Landa llega un terreno un poco “pestoso” no se si subo o si bajo, pero la media cae, llego a las rampas de la presa y aunque no quiero para evitar posibles problemas mecánicos, bajo plato porque si no creo que iba a sobrecargar mucho los cuádriceps. Pensaba que Landa estaba enseguida tras la presa pero aún quedaban como 10km y se me hacen un poco largos, pero al llegar y ver el público me animo y comienzo la segunda vuelta sabiendo donde puedo apretar y regular. La media cayó tras las subidas a 31.2 y aunque me desanimo en primera instancia me doy cuenta que llevo 1/3 del segmento ciclista a una media muy por encima del objetivo y eso me hace crecerme. Pasamos el enlace con la vuelta corta y llega el momento de conocer la vuelta larga y las sorpresas que depara, que no son otras que carreteras con el firme aún peor que las anteriores, más toboganes y comienzo a ver “drafters” a “gogó”, en la primera vuelta iban con cuidado pero al ver que los jueces no estaban por la labor de sancionar, campan a sus anchas.

P1190545

Saliendo de la T1

Como siempre digo, no me afecta, a mi me da igual quedar el 400 que el 600, hago esta prueba por mi satisfacción personal, pero sí que pienso en la gente que se está jugando premios, patrocinadores y el esfuerzo de toda la temporada y me preocupa que estos tramposos se estén cargando nuestro amado deporte. Bueno, reseteo y sigo a lo mío, llego a un terreno aburrido donde no logro pasar de 30km/hora pero para más “inri” veo que el viento va a favor…oh oh…llego al vértice del circuito en Zalduondo y veo el terreno, es algo favorable, pero al volver a girar en Salvatierra ya dirección Vitoria, veo que el viento va en contra así que toca acoplarse bien. La media sigue cayendo y paso por el segundo control a 30.7, km 110. Cálculo que en 70km he perdido 1.1 de media, así que asumo que acabo el segmento por debajo de 30, que aún así es un éxito para mí, pero ahora llega la zona de la presa y la media cae a 30.4, y los demonios llegan a la cabeza, quedan 60km estoy cansado y queda la zona más aburrida y luego el viento en contra. En fin, no queda otra que seguir. Llego al avituallamiento y mezclo las sales, sí, dado que sólo daban aquarius y powerade decido llevar mis propias sales encima y hacer la mezcla “on the go”, también paro a evacuar y tras salir me siento nuevo, llevo 130km 30.3 de media y me viene un subidón, además veo que el viento está girando y una vez pase Zalduondo de nuevo lo llevaré a favor, la mejor sorpresa es que al dirigirme hacia Vitoria de nuevo el viento es lateral-ligeramente a favor.

2014-07-13 21.36.47 copia

El mando de cambio fuera de su sitio

En el km.150 tengo una pequeña avería, tal es el traqueteo por la irregularidad del asfalto que el mando del cambio del acople se suelta y aunque no me afecta en nada, el miedo a que empeore y el ruido infernal no ayuda, unido a que noto abrasión en las plantas de los pies, que hace más calor y que me estoy quemando (no me puse protección, pues la niebla de primera hora no parecía que diese paso a un día radiante, error), hace que me venga un pequeño bajón unido a ver que la media baja a 30.2, pero rápidamente pienso que solo quedan 30 kms y me animo. Cogiendo de nuevo ya el buen firme, la velocidad de crucero que pongo sobre 33-35 hace que entrando en Vitoria la media se mantenga y llegue a la T2 con 182kms y 30.2 de media, ¡excelente! La emoción unida a que me esperan mis supporters al dejar la bici, hace que se me olvide que el GPS está en el manillar y que al entregar la bici al voluntario allí se quede, cosas de no estar acostumbrado a estas transiciones, así que otra maratón sin saber los ritmos.

T2

Me cambio más o menos rápido y bromeo con el compañero “¿por qué no nos vamos de birras?…Mañana me cambio al ajedrez”… Así que con buen humor y con un gran beso de la “number 1” Laura, comienzo la maratón, eso sí, no me percato de que los WC’s estaban antes de entrar y comienzo con ganas de evacuar líquidos, pienso que podré hacerlo por el camino, pero claro, esto es el centro de la ciudad, no es como el resto de tris donde podía parar en medio de un campo.

RUN

Comienzo a correr con dolor en el pie derecho, mi pie bastante cavo hace que tras tantas horas en bici llegue con bastante sobrecarga en la planta, así que espero que vaya disipándose pero de momento molesta. Llego al avituallamiento del km.1 y comienzo mi protocolo: lleno la petaca de agua que llevo en el cinturón, me lavo la cara y las manos de toda la suciedad de la bici y comienzo a correr ahora sí de verdad.

En la primera vuelta estoy "a tope"

En la primera vuelta estoy “a tope”

Me voy encontrando mejor y comienzo a alimentarme con geles con agua incorporada para que sea lo más asimilables posible, pero no es hasta el km 4 que puedo hacer pis en un WC portátil. A partir de este momento no pararé ni en los avituallamientos hasta el km 15, a un ritmo excelente para mi nivel, dejando la media en el control de chip de este km en 6:03, no se puede pedir más. Paso por la zona de meta y es como un avituallamiento mental, voy cómodo, animando a la gente que me anima, una pasada la verdad. Lo llevo todo muy controlado hasta el km 22 donde cometo el error que, a la postre, condicionó mi carrera, en el avituallamiento que hay en este km paro a rellenar la petaca y beber agua, pero decido beber un poco de Aquarius por el tema de las sales, y coger el agua en el último tenderete para rellenar la petaca. El problema es que no me doy cuenta y lo que cojo es powerade que no me atrevo a beber y veo un poco ridículo retroceder hasta el avituallamiento pensando que el otro está en 2,5km. Error. Cuando llevo 1km me doy cuenta que la he “cagado” pero como soy consciente comienzo a pensar como minimizarlo, bajo el ritmo para deshidratarme menos y cuando por fin llego al avituallamiento bebo con moderación pero sabiendo que debo recuperar lo perdido. No tomo geles durante un rato para no “gastar” agua del cuerpo y la cosa parece que va bien, hasta el km 26 que llega el temido pinchazo en el estómago. Lo conozco bien y sé que esto tiene mala pinta porque no puedo correr ni un metro y quedan 16kms, muchísimo para hacerlo andando. En otras carreras he comprobado que con Coca-cola suele mejorar la cosa así que hago de jorobado (correr con la espalda casi paralela al suelo para mitigar el dolor) los siguientes 2 kms hasta el próximo avituallamiento. Bebo por fin pero llevo el estómago muy mal y, cuando paso por meta, mis fieles seguidoras me ven muy mal, voy medio trotando y esta última vuelta la he hecho en 1:23 cuando las anteriores las había hecho en 1:03 y en 1:06.

Captura de pantalla 2014-07-15 12.38.02

¡Entrada en meta!

Comienzo la última vuelta y hago las inevitables cábalas de tiempo: “si ando hasta la meta que tiempo haré…”, he visto que he pasado por meta en 11:12h más o menos, así que me quedan 1:20h para bajar mi tiempo del primer ironman, pero luego pienso…”ese debe ser el tiempo de la salida élite!!!”, efectivamente a ese tiempo había que restarle 20’ por lo que estába en 10:52h a falta de la última vuelta, eso me anima y porque veo factible hasta bajar de 12:30h aunque ande. Poco a poco me voy dando cuenta que me encuentro un poco mejor, y voy diciendo: “venga hasta el 34 y paramos”, “venga hasta el 36 y paramos”, y así me doy cuenta que sigo corriendo y salvo algún retortijón extra puedo mantener un ritmo aceptable. y llega el km 40…buahhhh…subidón total, tengo claro cada metro de los que me queda a meta: el puente de hierro la entrada en el parque, el giro hacia C/Prado, Virgen Blanca,… El ambiente es brutal y comienzan las lágrimas, los últimos kms debo ir por debajo de 5’/km, voy volando y nada me detiene, el aliento del público es brutal y por fin encaro la línea de meta, sprint final y salto!!! Sensaciones inmejorables y, esta vez sí, disfrutando de un ironman cuyo virus me ha “picado” bien, sólo pienso en volver a repetir! No quiero perder la oportunidad de agradecer a Laura y, en esta carrera, a Paula por su apoyo y a todos los que, aunque sea con un “Me gusta” aportan su granito de arena a la motivación. También agradecer a la organización y a los voluntarios brindarnos una carrera tan dificil de organizar. Y ahora, ¿qué? ¿Frankfurt, Niza, Zurich, Roth…?