Cómo hemos explicado en otras páginas de la web, la Hipoxia Infinitri es un tipo de entrenamiento que somente al cuerpo a un cambio drástico de % de oxigeno respirado lo que obliga a nuestro organismo a modificar sus patrones de desarrollo y recuperación a nivel celular, convirtiendo el proceso en un poderoso antioxidante. Un software monitoriza todos nuestros parámetros y asegura que la estimulación de niveles de saturación de oxigeno en sangre es la adecuada, siempre controlada por un entrenador formado en la utilización de generadores de hipoxia. Siempre dependiendo de cada individuo, conforme se van realizando las sesiones este proceso celular de eliminación de radicales libres y modificación de los patrones de formación de energía a nivel mitocondrial, permite al individuo aumentar la fuerza, reducir los plazos de recuperación entre esfuerzos, aumentar el V02Máx y reducir peso, ya que estos nuevos procesos demandan mucha energía.

Pero…¿a quién va dirigido este tipo de entrenamiento?

Normalmente siempre tendemos a pensar que sólo los atletas élite pueden obtener beneficios de entrenamientos de alto rendimiento, sin embargo el caso del entrenamiento en altura simulada tiene ventajas para un amplio abanico de público.

DEPORTISTA HABITUAL:

El poder antioxidante y regenerativo del entrenamiento en déficit de oxigeno, hace que sea recomendable para cualquier deportista, sea cual sea el nivel. Además nos va a ayudar a bajar peso (ya que hay un gasto metabólico en reposo, lo que mejora la capacidad de gasto de grasa almacenada), reducir los niveles de glucosa en sangre o reducir los efectos del asma, si es el caso. No sólo se trata de una mejora de rendimiento si no de calidad de vida en general.

Infinitri Hipoxia

DEPORTISTA ÉLITE:

Quien está acostumbrado a exprimir su cuerpo y necesita ir un paso más allá encontrará en la hipoxia su aliada más poderosa al conseguir a la vez dos de los efectos más deseados: el aumento del V02Máx para una mayor capacidad de esfuerzo; y el efecto de tampón del lactato mejorando la capacidad de recuperación y aumentando la tolerancia al estrés y fatiga. Si a esto le añadimos un aumento de la fuerza y la resistencia, y una disminución de la grasa corporal, es difícil encontrar un entrenamiento más completo y que además vamos a poder complementar con nuestras sesiones habituales, llegando hasta un 15% de mejora del rendimiento, según el individuo.

DEPORTISTA LESIONADO:

La eliminación de los radicales libres que se deriva del proceso de hipoxia intermitente permiten una mejor y más rápida regeneración de los tejidos lo que unido al proceso de renovación mitocondrial a nivel celular, permiten una más rápida recuperación y las lesiones a la vez que mantenemos y/o aumentamos la capacidad cardiovascular aún sin poder ejecutar movimientos.