Todo esfuerzo tiene su recompensa

DLD Orihuela 90.0 2015. La crónica de los modestos

Sin duda ayer en Torremendo se vivió una de las carreras de esas que se recuerdan como “yo estuve en aquella edición”.

Nada más salir de Orihuela sobre las 7am ya vimos que las rachas de viento eran importantes y si a esto le añadimos que normalmente los vientos se comienzan a “levantar” sobre las 10am y que al lado de un pantano SIEMPRE hace viento, pues el panorama pintaba duro. Y así fue, nada más salir a correr ya soplaba de lo lindo y en la crestas costaba mantener hasta la verticalidad corriendo, así que no quería ni pensar en lo que sería ir en bici con este vendaval sobre todo porque veía claro que el viento iba a ser lateral en buena parte del circuito. Las 2 vueltas de 8.5km que conformaban el primer segmento me dejaron ya “calentito” y al coger la bici comenzó el infierno, más que la velocidad del mismo que era importante, la locura era lo cambiante de sus rachas, era un zarandeo constante, como si te estuvieran dando una paliza. Ahí a ver quien era el “guapo” que se acoplaba o simplemente que quitaba una mano del manillar para beber o alimentarse. Tal era la locura de Eolo que en un curva (y subiendo!) de repente no tenia bici debajo de mi, estaba en la cuneta, me quede de pié en la carretera mientras la bici volaba, así que había que reforzar las precauciones.

Carrera a pie. DLD Orihuela 2015

Carrera a pie. DLD Orihuela 2015

En bici apreté un poco más de la cuenta sabiendo que estas condiciones adversas en las que hay que “tirar de coco” me suelen venir bien, y efectivamente me pasé un poco apretando porque en el km. 55 me desconectaron la batería de las piernas y ya iba por inercia en los últimos 10km., ahora tocaba pensar en no sólo como iba a superar las rampas que venían en el circuito de carrera a pie, si no simplemente en cómo iba a correr como semejante dolor y congestión de piernas. Pero bueno, poco a poco y con la sensación de que 8km se hacen “como sea”, fueron pasando los metros y cuando nos dimos cuenta estábamos ya a menos de 2km de la meta que parecía que hoy nunca iba a llegar. Al final 4:53h. de sufrimiento intenso que da el pistoletazo de salida para comenzar a entrenar esta temporada.

Todo esfuerzo tiene su recompensa

Todo esfuerzo tiene su recompensa

Felicitar a Ximo Rubert y su “team” por la organización, mucha gente se queja de la dureza, de si no tendría que haber tanto “trail”…pues nada, todas las semanas hay 10k preciosos, pero si lo que se quiere saber es quien es el Duatleta más fuerte, esta claro que los alrededores de Torremendo lo dejan claro.

El Garmin es sabio ;)

El Garmin es sabio 😉

El año que viene repetiremos sin duda, y ahora a recuperar, a ver quien no le hace caso al Sr. Garmin!!!